¿Cepillo dental eléctrico  o  cepillo dental manual?

¿Qué conviene más, un cepillo dental manual o uno eléctrico? 

Hoy en día, no es raro un cuarto de baño que disponga de algún electrodoméstico dedicado al cepillado dental. Además de un variado diseño, disponen de distintos tipos de cerdas, ángulos de limpieza y más prestaciones. Vamos a valorar ambos sistemas para que elijas lo que más te convenga en cada caso.

Cepillo manual

Precio y disponibilidad: Es barato y podemos comprarlo en casi cualquier sitio.

Fácil de transportar: Es muy sencillo llevarlo con nosotros cuando viajamos. No es tan aparatoso como uno eléctrico y es menos probable que abandonemos nuestros hábitos de higiene oral durante las vacaciones, por ejemplo, ya que nos será muy sencillo guardarlo con el resto del equipaje.

Menos presión: Podemos notar fácilmente cuánta fuerza estamos aplicando sobre los dientes y encías. Con un modelo eléctrico no podemos sentir tan fácilmente cuánta presión empleamos (salvo que lleve sensor de presión). Si hacemos mucha presión al cepillarnos los  dientes puede causar dolor y sensibilidad en las encías.

Indicado para los niños: incluso los niños muy pequeños pueden usar un cepillo manual de manera correcta y segura, una vez hayan aprendido cómo hacerlo.

Cepillo eléctrico

Es recomendable para toda persona que no sea capaz de realizar un buen cepillado manual. Para gente mayor, o con menos destreza manual, el cepillo eléctrico es mucho más efectivo.

Los cepillos eléctricos vienen equipados con múltiples funciones:

Sensores de presión: Nos informan si estamos cepillando demasiado fuerte.

Temporizador: Ideal para saber si estamos cepillando el tiempo suficiente cada zona.

Acceso zonas difíciles: Los cepillos con cabezales pequeños pueden acceder mejor a las zonas complicadas.

Limpia en menos tiempo: es muy posible que por la noche o cuando estamos cansados no le dediquemos el tiempo suficiente a un buen cepillado manual.

La mejor opción entre los cepillos eléctricos, son los que disponen de cabezas con oscilación y rotación.

¿Cada cuanto tiempo debemos cambiar de cepillo?

Independientemente de si es un cepillo eléctrico o manual, elija uno con cerdas suaves y asegúrese de cambiar de cepillo cuando las cerdas se desgasten.

Las cerdas son muy importantes, los cepillos hay que cambiarlos cada tres meses más o menos o cuando las cerdas ya se han abierto o han perdido firmeza. En estas condiciones no limpiarán los dientes tan bien como deberían, y repercutirá en tu salud dental.