Lengua fuera. Di Aaaah! y sabremos mucho sobre tu salud

Nuestra lengua está formada por músculos y cubierta por una membrana mucosa.

Está cubierta de pequeñas protuberancias a modo de textura denominadas papilas, entre las que se encuentran las papilas gustativas, cuya función es proporcionar el sentido del gusto. Tiene además otras funciones, como mover los alimentos para ayudar en los procesos de masticación y deglución y juega un papel importante en el habla. Los cambios en su color y aspecto pueden ser indicadores de trastornos linguales primarios o posiblemente síntomas de otras enfermedades. Tu dentista no sólo vigila tus dientes, también se preocupa de las encías, de tu lengua y de la salud general de tu boca.

¿Qué revela tu lengua?

Si está roja: indica que hay un aumento de temperatura corporal. Si existen puntos rojos indica que hay un proceso infeccioso. En este caso se notara la lengua lisa.

Si la lengua está pálida: sugiere una disminución de calor y debilidad, al no haber suficientes glóbulos rojos. Muchas veces, la grieta central indica que hay mucho líquido en los riñones o un problema hepático. Una persona sana, tiene la lengua rosada. Si muestra un exceso de sarro blanco: revela que hay acumulación de bacterias y algún problema gástrico. Si el sarro es de color amarillo: muestra un aumento de calor en el estómago, que puede ser provocado por el consumo de comida picante en forma regular, por ejemplo. El sarro de capa gruesa es signo de que las dolencias han avanzado. Si está seca, de color marrón y pegajosa indica que puede haber deshidratación.

Es por todo esto que cuando vamos al médico y decimos -“no me siento bien” – y el doctor dice – “abre la boca y di AAAh…” – de un vistazo el médico puede detectar lo que la lengua le dice sobre nuestra salud.

Ya sabes, cada vez que vengas a la Clínica Pons Soria, ¡sonríe y saca la lengua!